2021, El año de la Esperanza

Hace algunos años trabajaba como servidor público en una institución que tiene como objetivo velar por la “sociedad vulnerable”, sin el afán de dejar de mencionar todas las definiciones que son oficiales, recuerdo que son principalmente los adultos mayores, niños y personas en situación de calle, mujeres en maltrato, mujeres jefas de familia entre otras actividades que ayudan al beneficio de ellos. Por qué menciono todo esto sólo por la definición de “sociedad vulnerable”; comentaba con amistades que ese término quedaba chico para ser una definición de una sociedad, la verdad que todos nosotros los humanos somos una sociedad vulnerable, estamos expuestos a tantos riesgos en materia de salud, desde una gripe, sida, influenza, sarampión, viruela, colera, salmonelosis, amibiasis, alergias y lo más nuevo ahora el coronavirus 19 y sus mutaciones.

Leía una definición curiosa y verdadera, respecto al efecto de la pandemia de coronavirus del año 2020, dice así:

“¿Cómo comparar la sorpresa de la pandemia en el año 2020?

Es como querer cruzar una calle, volteas hacia la izquierda luego a la derecha no viene ningún carro, cruzas y eres atropellado por un submarino”

Que un ciudadano chino se comió un murciélago y lo infecto con ese nuevo virus, otros; que es una conspiración diabólica universal para afectar a la humanidad, sea cual sea el motivo es más real que cualquier película de ciencia ficción apocalíptica; el efecto de esta pandemia que afecto a toda la Sociedad vulnerable, puso de rodillas a todo el orbe, sin preparación alguna para su combate rápido, sin embargo siempre he creído que la humanidad tiene potencial para solucionar cualquier problema por grande que este sea, de inmediato misma China, logro en menos de 15 días hacer un hospital de 1200 camas especial para tratar a los afectados, todas las naciones con la tecnología necesaria se volcaron a encontrar una vacuna y ésta va en vías de aplicarse desde las postrimerías del año 2020 y más será en el año 2021.

Sería innecesario comentar todo el sufrimiento y desequilibrio que causo la oleada de avance sobre todo el orbe, ya que las noticias no paraban de enterarnos día con día, lo que me interesa comentar es las nuevas formas de adaptación que fueron llegando a través de los días.

Primero el “confinamiento”  que en broma comentaba que es como un “arresto domiciliario” pero menos severo, luego el tapabocas que en los primeros días fueron escasos y “caros” lo que derivó en una serie de producción industrial y casero llegando a tener actualmente costos ridículos comparados con los del principio de la pandemia; los gobiernos tuvieron que actuar debido a que debían adquirir tiempo para prepararse con materiales, tecnología y recursos humanos que no habían considerado además de no presupuestado, aún este sistema prevalece declarando los famosos semáforos, como si fueran un  tráfico, pero el “ golpe de ariete” venía en consecuencia se afectó la economía; quién hubiese imaginado ni por broma que el 80 o 90 % de la flota mundial de aeronaves de pasajeros estuviese en tierra!; la paralización de un grande sector del entretenimiento, la cancelación de las Olimpiadas, en todos lados el descenso del turismo internacional y pudiese seguir con otros sectores que fueron factores de desequilibrio económico mundial; el duro golpe a las instituciones educativas tanto públicas o privadas y de todos los niveles. El sacrificio y muerte de cientos o miles de personas y negocios no se hicieron esperar. Este planeta llamado “Tierra” ya no vive como antes del año 2020, ni vivirá, aunque será un anhelo querer vivir así y expresaremos “vivir como antes”, esta es una nueva realidad que deberemos aprender a vivir lo más rápidamente para encontrar una esperanza que buscaremos en el año 2021.

La palabra “esperanza” define a una virtud que la antropología y la filosofía define como teologal, se dice que son tres virtudes teologales; fe, esperanza y caridad.

Son las tres como la corona de las virtudes cardinales; prudencia, justicia, fortaleza y templanza, constructoras de nuestra personalidad.

Y ese es el problema que nos está deteniendo al cambio; hay personas que no quieren cambiar y eso no es nuevo, en las noticias de diario nos muestran infinidad de personas que no quieren ni siquiera portar el cubrebocas, además algunos lo portan pero de “porta papada”; collar; aunque la innovación se da en los materiales y las formas que se están produciendo actualmente, algunos muy “chistosos” o muy “Fashion”; no es los nuevos procesos de protección, el problema radica en la responsabilidad personal y social de cada uno de nosotros como parte activa de la solución en camino; de nosotros dependerá que sea más rápido minimizar el efecto de la pandemia o que dure un tiempo insoportable, dependerá de cuanto queremos cambiar a las nuevas normas o necesidades de la actual realidad.

Fue el año 2020 una verdadera revolución mundial además de cruenta, obligatoria; sin embargo, debemos admitir que las nuevas formas de vida son en parte a la aplicación de la tecnología actual que hace al comercio, a la producción de bienes y servicios actuar de una forma exitosa para nuestros beneficios.

Uno de los elementos más importantes en la solución a la nueva forma de vivir, fue de todos conocido la red de internet, las video llamadas, el famoso “Home Office”; todas las comunicaciones del tipo digital; el entretenimiento por TV de paga, inclusive la aportación de la Iglesia Católica al facilitar las Misas vía digital, cuando en el pasado era propio de las iglesias en U.S.A. con los predicadores vía televisión de paga.

Las grandes cadenas comerciales con entrega a domicilio sin costo o costo muy bajo; el gran despegue de empresas como Amazon, o Mercado Libre en México; las plataformas de Uber, DiDi, Rappid entre otras, los eventos de entretenimiento masivos se volvieron digitales por ejemplo el fut bol vía transmisión en TV, en el cine algunos empresarios se aventuraron en revivir el famoso “autocinema” de los años 50 y 60, el cine público al 30%, el turismo, aviación comercial y otros establecimientos operando de la misma forma.

Esto último como me recuerda en la época de los 50 a los 70 de las salas magnas de los cines donde eran cupos de 200 a 300 personas, y que con el cambio de tecnología de los videos en los años 80 hicieron replantarse el servicio de las salas de cine de poca capacidad y se multiplicaron en varias salas además variando las carteleras más rápidas, ese mismo fenómeno sucederá con todos los servicios; ¿Quizá en el futuro cercano veremos cosas extrañas en los servicios?; ¿Habrá cines más pequeños y más amplios?, ¿Cesaran la construcción de grandes plazas comerciales?, ¿La aviación diseñará cabinas más amplias con menos asientos?, ¿en hotelería prosperarán más los llamados Boutique?, ¿El transporte urbano por necesidad dar el servicio con menos asientos, más espacio y recibir menos pasajeros?, ¿Habrá autobuses de pasajeros del tipo “ejecutivo”?, ¿Los salones de eventos jamás recuperaran los eventos masivos como una graduación de varias generaciones universitarias?, ¿No volveremos a ver un concierto masivo donde se apretujan y bailan los jóvenes?; ¿Cesarán las manifestaciones callejeras masivas?, ¿Qué pasará cuando se decida volver a las clases presenciales en las instituciones educativas tanto públicas y privadas?, ¿ Las escuelas y universidades incrementarán el sistema de enseñanza vía digital?, ¿la Iglesia Católica volverá a las misas masivas o habrá templos más pequeños y más espacio para la “sana distancia”?, ¿A caso los empresarios aprenderán que no es necesario tener grandes oficinas sobre todo las administrativas para tener éxito?, ¿El comercio, la industria y los servicios encontraran nuevos formas de seguir existiendo?; ¿Cuánto tiempo nos costará el cambio de vida? , ¡en fin!, ¿Ustedes creen que la industria del turismo pueda existir o sostenerse con ocupaciones del 30% en los próximos 5 años?, sobre el mismo tema ¿Qué pasará a  corto plazo con todas las empresas chicas y medianas llamadas “no prioritarias” podrán sobrevivir con una disminución de producción del máximo 30%?.

Está claro el futuro inmediato nada podrá “ser como antes”, aun cuando se pueda controlar la actual pandemia, nada será igual, debemos estar preparados para ese cambio, “los antiguos” (los de la tercera edad) sentiremos más esos cambios, los jóvenes estarán aprendiendo, los niños igual que siempre se adaptarán fácilmente.

¿Cuántos mártires habrá que caer para que se entienda que esta pandemia es seria y que es mortal?; Ahora nos anuncian mutaciones del coronavirus más poderoso, resistente y de alto contagio y no entendemos la gravedad. Parece ser que modificaremos nuestra conducta sólo cuando veamos caer a nuestros familiares, espero que no sea tarde, que las vacunas existentes logren en unos años cuando menos a no vivir tan temerosos, el ejemplo sería lo que sabemos en los casos controlados como el cólera, el sida o cualquier otra pandemia que venga estaremos más preparados y consientes que sólo habrá una solución masiva; ¡el comportamiento humano!

La solución total no está en las vacunas que han de venir, la solución compleja está en la responsabilidad social de cada uno de nosotros, que aceptemos lo delicado y peligroso de los días que estamos viviendo, hay que admitirlo somos una sociedad vulnerable, un bicho microscópico nos tiene de rodillas que no será el primero ni el último.

Es por eso que propongo que el año 2021 sea el año de la esperanza, esa virtud apoyada en Dios que te aseguro nos llevará por ende a la fe, y sobre todo a la caridad con nuestro prójimo.

Gracias a Rafael Rivera Montero por su colaboración y consejos para éste artículo.

Miguel E. Meza Macedo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s