Productividad de un Adulto Mayor

¿Y si, los empresarios buscaran consejo o asesoría de los adultos mayores expertos en cualquier área de la empresa? Te aseguro que ellos serían capaces de brindarlo con entusiasmo, donde los honorarios ya no son un factor primario de motivación.

Adultos mayores incorporados a la productividad, responsables de la operación de una unidad en Starbucks.

La pandemia que enfrentamos en México y el mundo, ha puesto de moda el tema de los Derechos Humanos. Esos que todos sabemos que existen, pero pocos pueden enumerar con claridad.

El ordenamiento de quedarnos en casa, de usar un cubrebocas y gel antibacterial como requisito para ingresar en lugares públicos y de mantener la sana distancia, incomoda y molesta, más aún pensamos que dichas disposiciones de la autoridad, trasgreden precisamente, nuestros derechos. Quizá porque la crisis que vivimos derivada del Covid-19, redunda invariablemente en el acotamiento de nuestros derechos, deberíamos reflexionar que, aún antes de que apareciera en nuestro país y por supuesto, Jalisco, había otras crisis, invisibles para muchos pero lacerantes para un algunos: las personas adultas mayores.

De acuerdo al artículo 3° Fracción I, de la Ley de los Derechos de las Personas Adultas Mayores, toda persona que tenga 60 años o más de edad, se considera “Adulto Mayor”. Como podemos ver, existe una ley cuyo objeto es garantizar el ejercicio de los derechos que tiene esta población y que desgraciadamente la mayoría desconocemos en qué consisten, sin embargo, debemos recordar el principio jurídico que dice: El desconocimiento de la ley, no te exime de la responsabilidad”. Luego entonces, el no conocer los derechos tutelados por la ley anteriormente enunciada, no nos libera de la obligación de respetar y cumplir los mismos en beneficio de nuestros padres, abuelos, tíos y demás adultos mayores. En este sentido, debemos mencionar algunos de los derechos que se adquieren al cumplir 60 años de edad a fin de tomar conciencia de los mismos y consecuentemente, contribuir en su cumplimiento.

El ser independiente es uno los derechos que más frecuentemente se le vulnera al adulto mayor. Esto se debe a que actuamos con ideas y sentimientos paternalistas, creyendo que nuestro adulto mayor es incapaz de cuidarse y tomar decisiones sobre su persona, por lo que tratamos de sujetarlo a nuestra tutela.

La realidad es que salvo que padezca una enfermedad física y/o mental incapacitante, el adulto mayor debe continuar siendo independiente y los demás tenemos la obligación de respetar el ejercicio de este derecho y aún más, contribuir a crear las condiciones para que, en la medida de sus capacidades, pueda continuar desarrollándose.

Consejo ciudadano en sesión apoyando las estructuras administrativas de gobierno.

Otro de los derechos indubitables de esta longeva población, es el de participar en todos los órdenes de la vida pública. Esto significa que, los gobiernos y la sociedad, no deben tomar decisiones sin tomarlos en cuenta, sobre todo cuando se abordan diversos temas de interés para ellos como pueden ser el económico, el familiar, el social, político, cultural, la salud, entre otros. Es imperativo la presencia y opinión de ellos, antes de que se tomen decisiones que les afectan directamente en lo individual y colectivo.

Durante la vejez, el ser humano se enfrenta a una realidad: el deterioro de su salud derivada principalmente por el padecimiento de enfermedades crónico-degenerativas y factores como la obesidad, sedentarismo, malos hábitos alimenticios, etc. Esta situación conlleva forzosamente a un estado de dependencia primeramente con la familia, de quien requieren su apoyo principalmente económico y se asistencia ya que la capacidad de movilidad se ve afectada, sin embargo, la situación económica en nuestro país impide en muchos de los casos, que la familia apoye económicamente a sus adultos mayores, obligándolos a buscar apoyo e ingresos por sí mismos.

Es cierto que existen programas gubernamentales que brindan apoyos a los adultos mayores, pero, son insuficientes. Esto se ve reflejado en cruceros, plazas comerciales, negocios y demás espacios públicos, donde vemos adultos mayores mendigando y en el mejor de los casos, vendiendo dulces.

La Ley para el Desarrollo Integral del Adulto Mayor del Estado de Jalisco, en su artículo 6, fracción III, reconoce como un derecho de los adultos mayores: “Gozar de igualdad de oportunidades en el acceso al trabajo o en otras opciones que les permitan un ingreso propio y un desempeño productivo”.

Adulto mayor en plena productividad y experiencia como asesor o consejero empresarial.

Es claro que el gobierno en sus tres niveles, la sociedad y la familia, debemos trabajar unidos, para crear las condiciones necesarias a fin de que los adultos mayores puedan ejercer su derecho al trabajo, que pareciera una circunstancia injusta para quienes han trabajado por muchos años y debieran disfrutar del fruto de ese esfuerzo. No obstante, las estadísticas dicen que el 10% de esta población no recibe ningún tipo de apoyos. Esa es la realidad hoy en día.

Desde una perspectiva más amplia, vemos que muchos adultos mayores demandan oportunidades de continuar siendo productivos, de invertir el tiempo que ahora tienen en actividades culturales, deportivas, ocupacionales y educativas donde puedan aportar sus conocimientos, experiencia y sobre todo sabiduría, logrando con ello, su desarrollo humano. Es innegable que esta población representa un gran activo para nuestro país, pues muchos desean seguir siendo activos sin una motivación preponderantemente económica, sino solo por el gusto de enseñar, con mucha paciencia, a las generaciones más jóvenes lo aprendido por ellos en todos los años de su vida productiva.

Es nuestra responsabilidad darles la oportunidad de que continúen siendo útiles y productivos correspondiendo a su esfuerzo que ha hecho de nuestro país, la gran nación que somos.

Lic. David Rosas Olivares.

Una colaboración de:

Lic. David Rosas Olivares.

DIF JALISCO: ENLACE DE PROYECTOS ESPECIALES A FAVOR DE ADULTOS MAYORES.

PERFIL PERSONAL: LICENCIADO EN ADMINISTRACION CON ESPECIALIDAD EN RECURSOS HUMANOS Y LICENCIADO EN DERECHO, ESPECIALIDAD EN DERECHO FAMILIAR, Diplomado en mediación de Conflictos, Diplomado en Indicadores de Desempeño (SAPID), Diplomado en Alta Dirección, Diplomado en Competencias Directivas, Diplomado como Desarrollador de Personas, Diplomado en Orientación Familiar, Diplomado en Gericultura Básica, Curso de Desarrollo Humano. Veintisiete años de experiencia profesional, acostumbrado a los Retos, Metas y al Trabajo por Objetivos en Equipo. Felizmente casado y disfrutando de la vida, de mi familia y del trabajo realizado en los Sectores Público, Privado y como Profesionista Independiente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s