¿Somos adictos lícitos?

Me gustaría iniciar este post con un vídeo:


Como podemos observar, este vídeo contiene dos mensajes: el primero el de resistir esta pandemia, motivándonos para seguir adelante. El segundo muestra todos los artículos de Coca-Cola que pueden transformarse en beneficiosos y pueden percibirse de distintas formas. La intención es formar impacto cuando menos en tres objetivos: mensaje de resistencia, historia de los productos asociados a nuestras preferencias y reafirmar el sentimiento de adición a la marca y al producto. 

En este enlace, no deja clara la fuente de creación, es decir, si fue hecho por el departamento comercial de la marca o si fue algún otro creador independiente, ya que este vídeo se encuentra en dos canales que no certifican si son propiedad de Coca-Cola. Encuentro que uno de ellos está editado en España mientras que el otro está doblado al español latino, (el cual muestro).

Los comentarios son todos positivos, y el número de reproducciones son altos. Sin embargo, lo curioso es que no ha sido mostrado en la TV abierta y realmente no tengo información sobre la TV de paga. Quedo en espera de sus comentarios sobre esto.

A quienes nos gusta Coca-Cola: ¡¿Somos adictos lícitos?!

Del libro En Busca de Adictos, Capítulo 1:

“La posición 1, 2 y 3 de los gustos del consumidor es normalmente fija.

A media que encontramos en forma personal la libertad para decidir sobre nuestras preferencias en materia de adquisición en el consumo o podemos expresarlas, diseñamos mentalmente una posición sobre ellas, es decir por ejemplo si hay que decidir sobre la necesidad de tomar o consumir un refresco encontraríamos con una posición probablemente en “Marcas” similar a la siguiente: Primero Coca-Cola, segundo Pepsi-Cola, tercero Sangría Señorial, cuarto Toni Col, etc. Así hasta llegar quizá al top ten de nuestras marcas de refrescos preferidas. Entonces qué pasaría si: ¿No hay disposición del número uno?, ¿Seguiría la posición número dos?; y si no hay disposición de adquisición de ningún refresco en el área; ¿Qué sucedería? Luego, si se dispone de “Coca-Cola”, encontramos más variables que decidir: fría o al tiempo, de 500 ml, 1000 ml, 1500 ml ó 2500 ml; en envase de cristal, plástico o lata con sus respectivas medidas de volumen, en six pack o sola, a precio de lista o en un restaurante, antro o cantina; clásica, sin azúcar o light, con tapón roscado o con corcholata o en envase de 750 ml retornable; con disposición en la tienda de abarrotes o en supermercado, o quizá la encuentras en el pueblo más alejado de la civilización.

Después de la selección sobre comprar un refresco de la marca “Coca-Cola”, se encuentra una serie de decisiones que van ajustando el objetivo principal del consumidor para completar una alta satisfacción, haciendo un sentimiento más de comprobación de su “top” de preferencia”.

Si quieres conocer más a detalle sobre este tema, te invito a adquirir el libro en Amazon en forma digital a un precio bajo. Te dejo el link directo. 

Gracias de antemano por tu compra. Quedo espera de tus comentarios sobre este tema que son para todos nosotros valiosos.

Miguel Meza

Un comentario sobre “¿Somos adictos lícitos?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s